KUNG FU

KUNG-FU

     Kung Fu ya traía en la sangre la lucha libre, ya que su tío abuelo fue un gran rudo en la epoca de oro, cuando los nombres del Santo, Blue Demon, Black Shadow, Tarzan López, Dientes Hernández y todos los que fueron escribiendo la historia de este noble deporte.

     Contra lo que pudiera pensarse, Raymundo Acosta Veloz (Kung Fu) no sintió el llamado del pancracio a temprana edad, por el contrario, él deseaba ser músico influenciado por el rock and roll, que venía levantando efervescencia entre los jóvenes de la época y él no fue la excepción.

     Pero no se conformó con querer, sino que lo fue, prácticamente tocaba todos los instrumentos de percusión y se divertía enormemente con ello, de tal manera que llegó a pensar en formar un grupo con el que alcanzaría la fama como músico, emulando a Tino Contreras.

     El tiempo fue pasando y aquél muchacho inquieto se criaba en la colonia Guerrero, así que comenzó a frecuentar los gimnasios del centro y fue ahí donde aprendió las artes marciales, se le hizo un deporte fascinante y atractivo pero todavía estaba muy lejos de pensar en la lucha libre.

     Fue hasta los 16 años que sintió el llamado a la lona y comenzó a practicar el deporte de las llaves y de los topes, se dio cuenta que podía mezclar sus conocimientos orientales y lo hizo.  Debutó como Ray Acosta y no tuvo mucho éxito; durante cinco años batalló con su nombre verdadero y sin máscara, recorrió algunas arenas y lo único que pudo conseguir fue un cinturón local de peso welter; mismo que le ganó al Villano III.

     Poco le duró el gusto ya que unos meses después el mismo enemigo le quitó el cetro y volvió  a ceñir el cinturón, viendo que las cosas no se dieron como esperaba hizo un paréntesis en su carrera, analizó lo que había hecho y lo que podía hacer, pensó en un equipo y nombre diferentes, que fueran de acuerdo con su estilo de lucha, de esa manera surge Kung Fu (que es boxeo chino).

     Ya con la tapa y su equipo característico, en noviembre de 1974 haciendo pareja con el Santo, se enfrentaba a Ray Mendoza y el Vikingo, en una arena de La Paz Baja California, la gente lo aplaudió y apoyó por sus desplantes karatecas que demostró.

     En Mexicali vuelve a hacer pareja con el Santo, esta vez frente a Fishman y Sangre Chicana, nuevamente resultan vencedores y los empresarios lo empiezan a notar llevándolo durante un año por las plazas del país. 

     Surge en su carrera una rivalidad con Fishman, lo cual culmina el 25 de septiembre de 1977 cuando derrota a Fishman en una lucha por el Campeonato Welter Nacional, tiempo después la venganza de Fishman fue brutal , al fracturarle la rodilla y dejarlo incapacitado una temporada.

     Llegó el momento de presentarlo en el embudo coliseíno y nada menos que de pareja con Kung Lee, con un estilo y nombre parecido, por lo que Ray Acosta le sugiere que redondee el nombre ya así surge Kato Kung Lee. La pareja se vuelve sensación y se mantienen unidos ocho años recorriendo todo lo largo y ancho del país, donde quiera gustaban por su forma de luchar.

     Conquistó además la máscara de la Muerte de la Barranca, mostrando José Luis Huerta su rostro en Cuautitlán.

     En octubre de 1978 junto con Kato Kung Lee dieron a conocer los rostros de Adolfo Plascencia, el Apolo Casillas y Mario Gallegos, quienes se escondían bajo las capuchas de los Jalisco.

     Para diciembre del mismo año culminaría con la incógnita del ídolo. En 1983 de regreso con Promociones Mora-Flores, formó junto a Kato y ahora también a Black Man, el trío de los Fantásticos colocándose como el trío revelador de ese año.

     En la última parte de su carrera  como enmascarado e invadiendo la escuela ruda, conquistó el Cinturón Mundial Medio de la NWA y más tarde perdió la incógnita frente a Atlantis.

     En ese tiempo cayó derrotado con su ahora actual rival y antigua pareja Kato Kung Lee, en una lucha de cabelleras.

     Todavía se le podía ver programado  en las arenas y mostrando la misma calidad y espectacularidad que lo dieron a conocer.

     Su última batalla a la que tendría que asistir era  una apuesta en la que participó su hijo, Kato Kung Lee Sr. y Jr. pero no llegó a realizarse.

     Ahora recordamos a este gladiador de la vieja escuela, quien falleció en Enero del 2001,  y que  formó parte de la historia del pancracio.

 PÁGINA PRINCIPAL